Externalización del salmorejo cordobés. Artículo de Miguel del Pino Nieto


 estos momentos en los que los profesionales del marketing y la comunicación se esfuerzan por crear marcas con alma, corazón, valores y un recorrido y reconocimiento positivo, Córdoba tiene una que es muy potente, el salmorejo con apellido: el salmorejo cordobés.

Para la Cofradía Gastronómica del Salmorejo Cordobés es fundamental la difusión de la receta y, para ello, todas las acciones que sean necesarias. Este año se ha desarrollado la cuarta edición del programa educativo El salmorejo cordobés en la escuela. En total, a lo largo de estos años, más de 3000 alumnos y alumnas de Primaria de colegios de la capital y la provincia se han beneficiado de un proyecto que consiste en formar en buenos hábitos alimenticios y educar en nuestra cultura y tradiciones a través de un plato emblemático como es el salmorejo cordobés.

El salmorejo cordobés no solo lo difundimos a través de sus ingredientes y proporciones, sino también abordando las distintas técnicas que existen para su elaboración. Con el primer concurso amateur del salmorejo cordobés hemos impulsado la visibilización de la técnica tradicional y casi desaparecida: la técnica del majado y los utensilios que se utilizan.

Tanto lo público como lo privado coinciden en la necesidad de externalizar empresas y productos con la seguridad de que lo que tenemos es bueno y único; y esto, con nuestra marca con alma, corazón y valores, con nuestro salmorejo cordobés, es lo que hemos hecho durante el pasado 2017 la Cofradía Gastronómica del Salmorejo Cordobés.

Durante siete años hemos trabajado en la construcción de la marca salmorejo cordobés desde distintas perspectivas. De la que nos sentimos más orgullosos, porque nos hace imaginar muchas más posibilidades, es la de los simposios, ya que a través de estos hemos conseguido darle un contenido científico-técnico y este año, después de estudiar cada uno de sus ingredientes, hemos publicado el Libro del salmorejo cordobés -en español e inglés- como compendio de estos encuentros. Para continuar con este trabajo, henos dado un paso más y, con el apoyo de administraciones públicas y organizaciones privadas, organizamos el Congreso Nacional de los Salmorejos en el que hablamos sobre algunos de los salmorejos más importantes que existen en España, todos ellos platos tradicionales que siguen evolucionando por la creatividad y las nuevas técnicas, como nuestro salmorejo cordobés.

Nuestra imagen la hemos seguido trabajando gracias a la oportunidad de acoger el XV Congreso Europeo de Cofradías Enogastronómicas, encuentro que ha hecho que más de 500 personas de 14 países europeos disfruten de Córdoba, de su gastronomía, de sus rincones.

Con todo esto, y más acciones, seguirnos trabajando en nuestra marca aspiracional, fácil de elaborar, atemporal y deliciosa, acompañados por las administraciones públicas y todos nuestros colaboradores a los que les quiero agradecer su apoyo.

En este 2018, año en el que cumplimos nuestro décimo aniversario, se presenta ilusionante y lleno de retos, y pedimos a los cordobeses y cordobesas que estén con nosotros porque queremos materializar una idea que hoy solo es un deseo: deseamos que el salmorejo cordobés sea declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco porque es un plato con arraigo cultural en Córdoba, en Andalucía; porque es un plato reconocido nacionalmente y fuera de nuestras fronteras; y porque la técnica tradicional de elaboración está desapareciendo y la innovación en la gastronomía pasa por no olvidar la tradición y de donde provienen nuestros platos.

Feliz año a los cordobeses y cordobesas y recuerden: el salmorejo cordobés no es un plato estacional, así que disfruten con sus familiares y amigos de un delicioso salmorejo cordobés.

 

Artículo de Miguel del Pino Nieto publicado en El Día de Córdoba